La palabra más bella del castellano

Por: Paulina Ornelas

Grandes apasionados y amorosos de la lengua española, por años, han intentado definir cuál es la palabra más bella del idioma castellano. El Instituto Cervantes trata de definirla a través de una encuesta en línea, en donde los votantes son quienes tienen la última palabra. Otros, como el diario El Universal, tratan de definirla al entrevistar a grandes literatos. Los resultados han sido variados, desde “sueño”, palabra con profundo significado y que porta honrosa la característica “ñ” del español, hasta “Querétaro”,  nombre propio de una ciudad mexicana que significa “isla de las salamandras azules”. Mientras que los parámetros para elegir la palabra toman en cuenta la extensión, la fonética y pronunciación, el significado, la estructura, la etimología y las emociones que evoca, hay un factor más que considero que se debe tomar en cuenta, la autenticidad. Este factor hace referencia a las palabras que no pueden ser traducidas con exactitud a idiomas de otras raíces, y por tanto deberían ser privilegiadas en su idioma de origen. Tal es la compleja y misteriosamente bella palabra “patria”.

Patria

Del lat. patria.

1. f. Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos.

2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido.    (Definición del Diccionario de la Real Academia Española).

El idioma inglés tiene el término patriotism (patriotismo), usado con tanto afán el 4 de julio en los Estados Unidos y con una mano sobre el pecho al ver la bandera de la propia nación, sin embargo no existe palabra de la cual derive este sustantivo. Palabras como nation, homeland, o country se quedan cortas para expresar lo que significa la patria, eso que va más allá del lugar donde se nace o de donde se tiene el pasaporte, ese vínculo afectivo, más allá del jurídico y del histórico.

Recitando la “Suave Patria” de Ramón López Velarde, y admirando la pintura de González Camarena, no hay duda que la patria es lo que nos une. A pesar de divisiones por religiones, aficiones e intenciones, la patria nos acerca el uno al otro y nos hermana en un solo grito.

La palabra “patria” es dicha con el pecho lleno de orgullo en los países latinoamericanos; se defiende hasta en el fútbol y aún más en las fiestas nacionales. Es una palabra pasional y es esa misma pasión la que provoca que sea lema de las luchas sociales contra la opresión pero también como parte de discursos demagógicos cargados de promesas, porque apela a lo más profundo de quien la oye. La patria es eso que sin papel ni escritura pública se posee, no por el sentido de propiedad, sino porque forma parte de la esencia de aquél que la ama; la patria cuenta con sus hijos y sus hijos cuentan con su patria. La patria es “impecable y diamantina” decía López Velarde; la patria es eso que nos hace resilientes y que nos motiva a edificar nuestra nación basada en la esperanza. En contra de las doctrinas legales, el sentimiento de “patria” es retroactivo, porque se ama y se respeta lo que nuestros antepasados hicieron para formarla, para que las futuras generaciones amen y respeten lo que nosotros hacemos de ella. Por eso tenemos la responsabilidad de seguir forjando una patria digna, de la que nuestros sucesores se sientan orgullosos.

La patria se siente latente al estar en ella, pero al salir al encuentro del mundo es donde aflora y se fortalece este sentido de pertenencia, porque en el amar a la propia patria y respetar a la ajena es que se encontrará la paz.

 

Referencias:

Contribución de las abejas a la economía nacional

Por: Andrés Cruz Zamudio

El pasado 17 de agosto se celebró el Día Nacional de las Abejas por lo que es conveniente hacer un balance de la importancia de estos insectos por dinamizar diversos sectores de la economía nacional, por ser una herramienta clave que impulsa el desarrollo sostenible, por aportar sustento a los más de 40 mil apicultores junto con sus familias, por contribuir al beneficio de la humanidad y a la conversación de la biodiversidad.

En el mercado mundial de miel, México se ubica en el sexto sitio de países por volumen de exportación. En 2016, la producción de miel mexicana ascendió a las 55 mil toneladas, de esta cantidad se exportó poco más de 50%, es decir, por cada diez kilos producidos cinco se comercializaron en el extranjero. Los ingresos por estas exportaciones alcanzaron los 93 millones de dólares (FAO, 2017; ITC 2017).  No obstante, 2016 fue un año de contracción para la actividad apícola, pues su producción disminuyó un 10% respecto a 2015.  Debido a este desplome México pasó de ser el tercer exportador mundial para posicionarse como el sexto.

Polinizacion.png

Fuente: http://ow.ly/e3IM30ezQrV

La miel mexicana endulza los paladares de Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica y Suiza, en ese orden. En cuanto al valor unitario por tonelada vendida, el precio más alto se ubicó en Estados Unidos con alrededor de 5 mil dólares. Gran parte de la miel mexicana exportada es producida por poco más de 20 mil apicultores distribuidos en zonas rurales de Campeche, Quintana Roo y Yucatán (Cruz-Zamudio, 2017). La producción de miel se desarrolla como una actividad relevante debido principalmente a que representa una importante fuente generadora de empleos en zonas rurales del país, y es la tercera actividad captadora de divisas del subsector pecuario a nivel nacional (Ulloa et al. 2010; González et al. 2014).

Además de la producción de miel con características especiales, las abejas polinizan más del 80% de los cultivos para consumo humano tales como melón, tomate y aguacate. En este último, México es líder en la producción mundial. Las abejas son de gran importancia para la alimentación del ser humano y de mucha relevancia por los incentivos que otorga a la economía nacional. No obstante, en el mundo se vive una crisis de los polinizadores debido principalmente al uso de agroquímicos en los cultivos. Esto provoca la pérdida de hábitats de las abejas que a largo plazo puede contribuir al cambio climático.

Tan solo en Estados Unidos las colmenas se han reducido en un 50%. En 1990 existían cerca de 5 millones y actualmente existen alrededor de 2,5 millones, cantidad similar a lo que se tiene registrado en México. Por lo que a nivel nacional se debe regular el uso de agroquímicos. En Europa, por ejemplo, se ha prohibido el uso de pesticidas neonicotinoides causantes principales del Colapso de las colmenas (Colony Collapse Disorder). En la agricultura nacional aún se utilizan plaguicidas ya prohibidos en otros países.

Los tomadores de decisiones deben ser conscientes de la problemática actual que atañe no solo a las abejas, sino al sector agrícola en su conjunto. Si realmente deseamos que México se encamine hacia un desarrollo sostenible tal como se acordó en la Cumbre de Desarrollo Sostenible de 2015 en Nueva York, es fundamental que incentivemos la producción de esta actividad en las comunidades rurales que, de acuerdo con ciertos estudios, son el principal sector de pobreza en el país (El Economista, 2015).

En la Península de Yucatán se ubican 46 Áreas Naturales Protegidas que podrían fungir como centros de producción de miel convencional y orgánica, detonando el desarrollo de las comunidades aledañas a estos hotspots de biodiversidad. Tenemos el potencial, la experiencia y el capital humano para dar un salto agigantado a lo sostenible y colocarnos en la cúpula de producción mundial.

Las abejas, entonces, también son héroes públicos que podrían contribuir con el complimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a sacar de la pobreza a un cúmulo importante de la población, conservando, sobre todo, nuestros recursos naturales que nos hacen ser partícipes del grupo selecto de países mega diversos.

 

Referencias

Cruz-Zamudio, A. (2017). Producción de miel convencional y orgánica en la Península de Yucatán. Univerisé de Sherbrooke / ECOSUR. Consultado el 08/08/2017 en: http://bibliotecasibe.ecosur.mx/sibe/book/000058332

El Economista (2015) Zonas rurales, principal sector de pobreza en México. Consultado el 08/08/2017 en:  http://eleconomista.com.mx/sociedad/2015/08/26/zonas-rurales-principal-sector-pobreza-mexico

FAOSTAT. (2017). Producción ganadería primaria. Producto: miel natural. Consultado el 08/08/17 en: http://www.fao.org/faostat/en/?#data/TP

González, F. J., Rebollar, S., Hernández, J., & Guzmán, S. (2014). La comercialización de la miel en el sur del Estado de México. Revista Mexicana de Agronegocios, 18(34), 806-815.

ITC. (2017). List of exporters for the selected product Product: 0409 Natural honey. International Trade Centre. Consultado el 08/08/2017 en: http://www.trademap.org/tradestat/Country_SelProductCountry.aspx?nvpm=3|484||||0409|||4|1|1|2|1||2|1|1

Ulloa, J. A., Mondragón, P., Rodríguez, R., Reséndiz, J. A., & Rosas, P. (2010). La miel de abeja y su importancia. Revista Fuente, 2(4), 11-18.

Entrevista a Don Ceferino, Héroe Público; leonés ejemplar

Por Karen Grisel López Becerra en colaboración de Iliana Tairi Ruiz Cruz

La Red Mexicana para el Servicio Público, se define como no solo una red de vínculo, sino como un receptor de grandes historias por compartir y replicar. En este sentido, al conocer estas historias queremos que las generaciones actuales y futuras encuentren valor en personajes que demuestran ser un ejemplo a seguir.

En un cuarto con aspecto a local de vendimia, en una silla de ruedas, se encuentra Don Ceferino. Un hombre de aspecto senil como ya superando los 90 años. Se encuentra en medio de bultos de ropa y objetos usados, que han sido donados por vecinos y que él se encarga de vender. Me acerco a él y le pregunto si puedo hacerle unas preguntas, le comento que lo que más me ha llamado la atención entre el tumulto de objetos, ha sido una decena de cuadros y lienzos. Al preguntarle por el autor, me comenta que él los ha pintado.

Originario de León, Guanajuato y nacido un 26 de agosto de 1920, estudió hasta 6to grado de primaria, ya que, cómo el mismo lo comenta, la educación era un tema de privilegio y altas clases sociales, por lo que no se le permitió estudiar más que hasta ese nivel.
Esto ha sido, lo que Don Ceferino ha compartido con nosotros:

Imagen principal

¿Cuál es su nombre?
– Ceferino Martínez Valdez
¿Usted a que se dedica?
– A nada
¿Pero que le gusta hacer?
– Me gusta pintar
¿Qué le gusta pintar?
– Puro paisaje, no se hacer otra cosa.

¿Qué tipo de paisajes?
– Urbano y campestre
¿Tiene algún autor que a usted le guste?
– Me gustan todos, son unas personas muy extraordinarias todos, fuera de serie. Me gusta mucho ver y oír los comentarios y ver revistas. Mexicanos, extranjeros. No me importa
¿Desde cuándo inició usted a pintar?
– Desde ahora que me enfermé, del 2000 para acá, me enfermé de las piernas
¿Ha estado usted en silla de ruedas?
– Si y por eso empecé a pintar. No me gusta estar de “oquis”, tengo que hacer algo primero distraerme y tratar de que mi mente no se “embote” en la enfermedad.
¿Usted sabía pintar antes?
– Muy de vez en cuando pintaba y dejaba temporadas como 10 o 15 años sin pintar y luego tenía tiempo, me daban ganas y volvía a pintar otra vez, casi no mucho porque es muy caro el material para la pintura. La pintura no será cara, pero los libros y los pinceles son muy caros.
¿A usted le gustan los pintores mexicanos?
– Todo el que pinta me gusta
¿Usted los admira?
– A todos
¿A algún autor en especial?
– Tengo muchos
¿Cómo quiénes?
– Está Dr. Atl, Diego Rivera y Frida Kahlo, entre otros muchos
¿Autores extranjeros?
– Van Gogh, no porque sea el único, sino porque en ciertos aspectos me gusta.
¿Usted fue a alguna escuela a que lo enseñaran a pintar?
– Nunca, Aprendí de los libros , ver televisión, de ahí he aprendido yo por mi cuenta.
– Hasta ahora no se ni que material comprar.
¿De dónde consigue su material para comprar?
– De aquí de la tienda, que está cerca.
¿Cuánto se gasta en su material?
– Hay veces que no me gasto nada, porque no tengo nada. Me falta una pintura y no lo tengo. Me falta un bastidor.
¿Qué es lo que usted necesita para seguir pintado?
– Pinturas, pinceles pero no tengo. Por ejemplo hay veces que no hago bien las cosas porque no se acopla el pincel, porque no se puede usar.
¿Pero si usted tiene el pincel adecuado, puede usted pintar bien?
-Pues pinto con el que me salen bien las cosas.

¿Y quién le compra su material?
– Aquí hay gente que me compra. Hay veces que vendo como 5 o 10 pesos (señalando a ropa usada que tiene en una mesa), pero eso no me alcanza ni para un bolillo. Pero pasan señoras u hombres o compañeros y me regalan los 50, los 10 los 5 (pesos). Hay una señora que constantemente casi pasa dos o tres veces al mercado y me regala 5 pesitos.
Yo con 5 pesitos o 10 la hago, porque con 2 pesitos compro un bolillo. Hay veces que se les olvida que tienen enfermo.
¿Usted tiene hijos?
– Si (ríe) tengo 7 hijos, pero nadie vive conmigo. Nada más mi hija.
¿Vive su esposa?
– No, ya no. Esa fue la mayor desgracia, casi casi como perder las piernas o quizás hasta más. Porque algunos dicen que no hay como la madre, para mí no hay como mi esposa. (se le nublan los ojos y se le quiebra la voz). Se llamaba Audelia Ochoa de Martínez, estuvimos casados por 65 años.
Usted, ¿desde qué edad supo que le gustaba pintar?
– Mire yo he sido muy inquieto, yo hago muchas cosas (señala creaciones en madera como casas y barcos). Hago muchas artesanías de madera, hago ruedas de la fortuna, tranvías, hago lo que se me ocurre.

Finalmente, ¿qué mensaje les da a los jóvenes o a personas que quieren encontrar su pasión en la vida?
– Primeramente que tengan en cuenta que esta vida es difícil. Nadie les va a dar nada, tienen que conseguirle a base de lucha, no importa que no les enseñen hay que aprender lo que sea. Yo tengo 98 años y todavía quiero aprender más.

 

Obras del autor, Don Ceferino.

Las obras de don Ceferino, son una colección muy particular y diversa, con tendencia a lo naif [1], y con formas, pinceladas y gestos similares a los de Van Gogh, Picasso y Ernest Descals.

Observando la obra con detenimiento, podremos encontrar facsímiles a obras destacadas de Van Gogh como por ejemplo Terraza de Café por la noche. (Ver figuras 1 y2)

Figura. 1 Terraza de Café por la Noche .          Figura. 2 Faccímil de Terraza de Café por la   Vincent Van Gogh, 1888.                                                          Noche por don Ceverino.  Año desconocido.

 

Aquí, de una manera empírica e individual, don Ceferino recrea una de las obras Impresionistas por excelencia. Asemeja la perspectiva paralela, el uso de colores contrastantes y llamativos (como el amarillo y el azul) y las formas sintéticas del maestro Van Gogh a través de pinceladas cortas e inexactas.

Por otro lado tenemos una recreación de la obra Mujer ante el espejo perteneciente al periodo cubista de Pablo Picasso. En esta obra recreada por don Ceferino, se notan las pinceladas duras y gruesas que le dan contorno e intención fuerte a la pintura, colores planos en tonos azules, ocres, verdes y marrones carentes gradaciones tonales y las formas geométricas triangulares, romboides y cuadradas características del cubismo del siglo XX. (Ver figuras 3 y 4)

Finalmente, y a la manera modernista de Ernest Descals, nuestro intérprete don Ceferino plasma sobre una charola metálica, un paisaje urbano (aparentemente de su lugar de origen) con perspectiva en “C” con una paleta cromática pastel en rosas, azules, ocres claros, verdes y violetas, aplicados con veladuras y suaves pinceladas. Dibuja también, formas alargadas e indefinidas con sombras fuertes características de la pintura modernista. (Ver figuras 4 y 5)

Figura. 3  Mujer ante el Espejo.                                             Figura. 3  Faccímil de Mujer ante el Espejo,    Pablo Picasso, 1932                                                                   por don Ceverino. Año desconocido.

 

Otras de sus obras:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Para mayor información sobre como adquirir alguna de las obras, no dudes en escribir a la Lic. Karen Grisel López Becerra al correo karengrisel1991@gmail.com, o al teléfono 477 -259 433

 

[1] Corriente artística en la cual los practicantes no se dedican a la pintura como actividad principal, sino al margen de sus respectivas ocupaciones profesionales. No tienen formación académica, y son creadores autodidactas.

Educación y empleo: clave para la movilidad social

Por: Joél Cuantiaquis

El ascenso de líderes sociales con discursos radicales es un fenómeno que se comienza a repetir con mayor frecuencia alrededor del mundo, y no debería de sorprendernos, pues la baja movilidad social refleja que la sociedad es incapaz de reconocer y recompensar el talento de sus integrantes, debido en gran medida a las desigualdades en el acceso a oportunidades para generar bienestar y desarrollo.

De acuerdo a Julio Serrano Espinosa, de la Fundación Espinosa Rugarcía, la movilidad social “es la posibilidad de progresar que tiene cada ser humano. En teoría, dicho progreso debería depender del talento y del esfuerzo de cada persona y no de la situación socioeconómica en la que se nace.Concluyendo que resulta indispensable que haya oportunidades al alcance de todos, sin importar nuestro origen, con lo cual será más fácil alcanzar nuestro potencial y así movernos.

En este sentido, la educación es uno de los recursos principales para el desarrollo económico y social de la población, y un motor importante de la movilidad social. Si las nuevas generaciones aumentan sus niveles de educación, aumentan las posibilidades de ascenso social. Sin embargo, cifras reveladas por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias[1], nos demuestran que los antecedentes sociales y familiares hoy en día siguen siendo determinantes en el acceso de los individuos a la educación: únicamente 12% de quienes han concluido la educación superior tienen padres con escolaridad primaria mientras que 59% de quienes concluyeron una carrera universitaria tienen padres con educación superior.

Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en su estudio “¿Qué sabemos sobre los programas y políticas de Primer Empleo en América Latina?”[2], menciona que es importante que desde la juventud las personas transiten trayectorias laborales en condiciones que les permitan mejorar sus posibilidades de inclusión social y productiva, pues fortalece variables personales, económicas y sociales, tales como el crecimiento, la cohesión social y la gobernabilidad, todas necesarias para ejercer la libertad ciudadana en plenitud.

No obstante, el hecho de que el recurso humano no esté capacitado para desempeñar los puestos que necesitan las empresas repercute en la pérdida de su productividad y su capacidad de generar más empleo. Esto genera una crisis de talento, que tiene como resultado, según una encuesta realizada por la empresa Manpower[3] en 2015, que solo entre el 36 y 45% de los egresados de carreras profesionales trabajen en áreas relacionadas a la que estudiaron.

Por tal motivo es importante que en la reconfiguración de la agenda nacional e internacional se incluya el aumento de mecanismos que faciliten el acceso a la educación superior, pues puede afectar positivamente la movilidad social y al mismo tiempo, una sociedad mejor formada potencia la capacidad innovadora de un país y facilita la divulgación de conocimientos. Así también, se debe generar un escenario propicio para que el mercado laboral favorezca la inserción de los recién egresados, desarrollando competencias en la educación basadas en las necesidades del sociales y económicas actuales, con una importante injerencia de todos los sectores de la sociedad en el sistema educativo desde el momento que se diseñan los planes de estudio.

De no trabajar de manera estructural en estos tópicos, corremos el riesgo que la ciudadanía pierda confianza en el quehacer institucional y de paso a una generación desarticulada que será más radical, sacrificando los avances en inclusión social y derechos humanos logrados hasta el día de hoy.

[1] http://www.ceey.org.mx/sites/default/files/informe_mov_social_2013.pdf

[2] http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—americas/—ro-lima/documents/publication/wcms_369021.pdf

[3] https://www.manpowergroup.com.mx/uploads/estudios/Escasez_Talento_2015.pdf

La opción anti-sistémica: el motor de las próximas elecciones

Por: Pedro Casas Alatriste Loperena

Inmersos en una coyuntura política mundial en contra del sistema, México está a un año de un proceso de elecciones, envuelto en una crisis de representación y de identificación partidista. ¿Estará México listo para elegir a un candidato independiente como su nuevo presidente?

Existen diversos sectores en la sociedad mexicana, principalmente los jóvenes, que buscan un elemento revulsivo al sistema político actual. Somos muchos, los que estamos hartos de la corrupción, el clientelismo, los padrinazgos y compadrazgos, las promesas vacías de campaña, la visión cortoplacista y la pérdida generalizada de valores en el ejercicio político.

Hoy en día, en México se hacen presentes, dos fuerzas “distintas” a lo convencional, y que abanderan este sentimiento anti-sistémico. Por un lado, tenemos un caudillo polarizante, quien busca enaltecer estos sentimientos de desesperación, de enojo y de búsqueda por acabar con los grupos de poder. Por el otro, tenemos la figura de los candidatos independientes; tema sobre el cual quiero profundizar.

Bajo esta línea de pensamiento, el candidato independiente, se esperaría que fuera una figura política proveniente de un sector no convencional al sistema actual; un ciudadano empresario, intelectual, líder de opinión, académico o impulsor del bien común desde la sociedad civil. No obstante, los “destapados” hasta el momento, no son más que ex-militantes del partido “X”, y que encuentran a través de la vía independiente, esta estrategia no-partidista.

Asimismo, el candidato independiente, tendería a tener una trayectoria política limpia, en la cual no tiene favores que pagar. Esto, evidentemente, lo hace muy atractivo para un electorado harto de pactos, favores y negociaciones ilícitas. Más aún, la figura del independiente, debería mostrar una clara agenda progresista, abierta a la inclusión y acorde a las dinámicas sociales del siglo XXI. Independientemente de la ideología, se debe presentar una postura clara en temas de cambio climático, de innovación y de inversión en tecnología, de nuevas estrategias de lucha contra la pobreza basadas en educación, de políticas públicas que favorezcan el emprendimiento, de incentivos a la meritocracia en el servicio público y de seguridad nacional, específicamente en temas de narcotráfico y corrupción. En este sentido, la opción independiente, debería de favorecer múltiples negociaciones, ya que justamente los “beneficios políticos” se ven reducidos a la persona y no a un partido.

Entonces, y para concluir, las candidaturas independientes nos presentan ciertas ventajas atractivas y algunas herramientas importantes, dignas de considerar como ciudadanos. Sin embargo, y sin demeritar a los hoy por hoy “candidatos independientes”, como electorado tenemos que analizar a profundidad los perfiles de los mismos, y no dejarnos llevar por la estrategia de discursos diferenciadores, que la vía independiente le presenta a estos candidatos. Es decir, cuestionarnos si realmente presentan las ventajas comparativas de la figura de un candidato independiente (independencia política, apartidista y progresista, entre otras), o bien, si es un político más, disfrazado de candidato independiente. ¿Estará México listo para elegir a un candidato independiente como su nuevo presidente? Probablemente sí, la pregunta importante será: ¿quién?.

Pronuciamiento sobre el proceso de Elección del Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco

H. Congreso del Estado de Jalisco 

Gobernador Constitucional del Estado de Jalisco

 

A la opinión pública

Ref: Pronuciamiento de la Red Mexicana para el Servicio Público sobre el proceso de Elección del Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco

La Red Mexicana para el Servicio Público hace un atento llamado al H. Congreso del Estado de Jalisco para que, en acato a sus obligaciones constitucionales y en apego a los principios de un Estado democrático de derecho, se asegure que la convocatoria para nombrar al próximo Presidente de la CEDHJ establezca criterios y reglas adecuadas para que la elección se realice de forma transparente, incluyente, participativa y abierta. Esto implica organizar un proceso ampliamente difundido, con reglas claras y previamente definidas que permitan a la participación sustantiva de todos los perfiles interesados y de las organizaciones civiles involucradas en la defensa de los derechos humanos.

Este año culmina el segundo término del C. Felipe de Jesús Álvarez Cibrián como Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ). Conforme al artículo 35, fracción XII de la Constitución Política del Estado de Jalisco, corresponde al Congreso del Estado elegir a la persona que deberá ocupar dicho cargo a partir del próximo 2 de agosto de 2017. En este momento, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso debe discutir y aprobar los términos de la convocatoria que definirá los criterios y procesos para elegir al nuevo Ombudsman jalisciense.

En este contexto, algunos actores de la sociedad civil jalisciense han manifestado su preocupación ante la falta de transparencia y de inclusión en el proceso ventilado por los representantes populares.[1] Además, una nota periodística han mencionado que el propio Presidente de la CEDHJ, al ser cuestionado sobre la próxima elección, manifestó que “no tengo el alcance político para imponer a un sucesor”[2] en lugar de defender la necesidad de adoptar un proceso imparcialidad, objetivo y transparente. Estos son indicadores preocupantes sobre la calidad del proceso que se está implementando en Jalisco para tan importante decisión pública.

Las Comisiones Estatales de Derechos Humanos son instituciones claves para el buen desempeño de la función pública en México. A través de sus facultades de documentación de violaciones e impugnación de políticas violatorias de los derechos humanos, las Comisiones son engranes importantes para la rendición de cuentas en los sistemas políticos mexicanos. Los Ombudsman cumplen la importante misión de proteger, promover y defender los derechos humanos de todos los mexicanos, frente a los posibles abusos, malos usos y negligencias del poder estatal. Incluso, ante las fallas del sistema de justicia, en muchas ocasiones las Comisiones constituyen la última esperanza para que víctimas de violaciones a derechos humanos persigan justicia y reparación.

El Derecho Internacional de los Derechos Humanos subraya esta importancia. Los Principios de París aprobados por la Organización de Naciones Unidas reconocen la necesidad de garantizar la independencia y el pluralismo de las instituciones nacionales de derechos humanos.[3] De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos considera que los procesos de elección de los operadores de justicia están estrechamente relacionados con la obligación internacional de garantizar un acceso eficiente a la justicia y una protección adecuada de los derechos humanos.[4] En ese sentido, el derecho internacional de los derechos humanos, incorporado en México a través del artículo 1° Constitucional, obligan al Congreso a organizar un proceso transparente de elección que garantice a los jaliscienses acceso a una CEDHJ independiente, objetiva e imparcial para la protección de sus derechos humanos.

Los ciudadanos de Jalisco merecen contar con un Ombudsman independiente e imparcial que proteja efectivamente los derechos humanos y ejerza un control efectivo sobre el resto de autoridades gubernamentales en la materia. El Congreso no debe escatimar ningún esfuerzo para asegurarse que el candidato electo sea el perfil más adecuado para cumplir esta alta responsabilidad.

La Red Mexicana para el Servicio Público es un colectivo ciudadano conformado por jóvenes estudiantes y profesionistas comprometidos con la función pública de nuestro país. Sus integrantes provienen de más 15 estados de la república y son a la vez integrantes de la Red para el Fortalecimiento de la Función Pública de América Latina. Su objetivo es fomentar que el talento joven encause su vocación por el servicio público y la desempeñe de una forma leal y ética.

Atte

Red Mexicana para el Servicio Público

[1] https://www.eloccidental.com.mx/local/piden-ongs-transparencia-en-eleccion-de-presidente-de-cedhj

[2] Maricarmen Rello, “No Tengo el Alcance Político para Imponer a un Sucesor”:Ombudsman, http://www.Milenio.com, 31 de marzo de 2017, disponible en: http://www.milenio.com/region/felipe_jesus_alvarez_cribrian-derechos_humanos_jalisco-cedhj-milenio_noticias_0_929907037.html

[3] ONU-AG, Principios Relativos al Estatuto de las Instituciones Nacionales, Anexos a la Resolución 48/134, 1992.

[4] CIDH, Garantías para la Independencia de las y los operadores de Justicia: Hacia el Fortalecimiento del acceso a la justicia y el Estado de Derecho en las Américas, OEA/Ser.L/V/II, Doc. 44, 5 diciembre 2013, párr. 56 y ss.

De fuga de cerebros a circulación de talentos

La fuga de cerebros es un fenómeno migratorio de personas altamente capacitadas (ej. científicos, especialistas, técnicos) con consecuencias directas en el desarrollo social y económico de un país. México se encuentra en el sexto lugar entre los países con mayor fuga de cerebros de acuerdo a datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE); quienes mencionan en su informe “La Migración Mundial en Cifras”[i] de 2011 que el 7.7% de migrantes mexicanos, aproximadamente 867,000 personas, cuentan con estudios de licenciatura y posgrados.

El éxodo de profesionistas mexicanos busca mejores trayectorias, oportunidades de competencia internacional y calidad de vida. Aunado a esto, los sueldos bajos, el poco apoyo a la investigación, el desempleo, la falta de seguridad, la desigualdad y la corrupción son también factores determinantes en la decisión de emigrar a otro país, sin intención de retorno.

El gobierno mexicano, en su esfuerzo por acercar experiencias internacionales a estudiantes y profesionistas, implementa programas de movilidad y cooperación internacional (ej. Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo AMEXCID)[ii] con el objetivo de apoyar e incentivar que más mexicanos participen de oportunidades en el extranjero. Estos programas de becas van acompañados por políticas de retorno e incentivos que “obligan” a los becarios a volver al país por un tiempo dterminado. Sin embargo, una parte de los profesionistas y estudiantes al cumplir el plazo, salen del país y regresan a los territorios donde se les ofrece mejores oportunidades; generando una pérdida de recursos e información.

 

selva1

 

Es importante señalar que estas políticas “controlan” únicamente a los grupos de beneficiarios antes mencionados. Existen también profesionistas que emigran con el apoyo de compañías o recursos personales, y su registro en sistemas nacionales de estadística es incierto. Espacios como el Instituto de los Mexicanos en el Exterior[iii], el cual funciona desde el 2003, promueven la integración y vínculo entre nacionales teniendo como acción fundamental la creación de iniciativas y programas de trabajo entre comunidades mexicanas.

No obstante, la fuga de cerebros continúa y el fenómeno se incrementa debido a la poca estabilidad social y económica en México, así como la disminución de recursos para la investigación, innovación y desarrollo.

Selva 2.png

Las experiencias en el extranjero son de suma importancia para desarrollar mexicanos competentes, crear redes internacionales e incentivar el flujo de información y procesos. Sin embargo, los profesionistas en el extranjero deben tener la motivación y el compromiso de volver de manera física o retribuir al país a través de conocimiento y experiencias a beneficio de la sociedad mexicana.

Es importante que el gobierno enfoque sus esfuerzos en la formulación de políticas públicas multidimensionales, tales como: la mayor promoción a la innovación, el fortalecimiento de programas de becas y apoyos internacionales, la asignación de recursos a universidades y centros de investigación en territorio nacional, y la creación de proyectos que enlacen comunidades, tecnología y profesionistas. Transformar el fenómeno de fuga de cerebros en una circulación de talentos significa abrir fronteras, aprovechar experiencias, valorar el talento mexicano y mejorar las condiciones de desarrollo para todos.

Que más de los mejores se dediquen a lo público… en esta ocasión se transforma en que más de los mejores retribuyan al país. ¿Cómo sería México si los talentos tuvieran las oportunidades y el incentivo de permanecer y desarrollarse en nuestro país? ¿Qué pasaría si expertos y profesionales vincularan proyectos internacionales y nacionales en beneficio de la población mexicana? Existen casos de éxito de muchos mexicanos trabajando por mexicanos dentro y fuera del país en sectores de salud, ciencia y tecnología, emprendimiento y desarrollo social. No obstante, es indispensable un mayor esfuerzo por parte del gobierno y sociedad para lograr más enlaces y trabajos en conjunto que generen valor público. Necesitamos un México competente, con procesos innovadores y más personas talentosas trabajando por un mejor país. Necesitamos un México con más mexicanos.

 

Selva Montealegre Mendoza
Lic. en Administración de Negocios Internacionales
Miembro de la Red Mexicana para el Servicio Público
Becaria de la 6ª edición del Programa para el Fortalecimiento de la
Función Pública en América Latina de la Fundación Botín

 

[i] La Migración Mundial en Cifras OCDE-UNDESA (2013) https://www.oecd.org/els/mig/World-Migration-in-Figures.pdf

[ii] Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID 2017) https://www.gob.mx/amexcid

[iii] Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME 2017) http://www.gob.mx/ime

Re-humanizar el Servicio Público

Durante el mes de marzo decidí llevar a cabo algunas actividades de reflexión y autoconocimiento en la organización donde trabajo. Percibí que mis alumnos estaban muy desmotivados, pero no sabía por qué, así que les pedí que escribieran algo importante acerca de sus vidas que quisieran compartime. Esto fue lo que una alumna me escribió: “Maestro, yo quiero que sepa que odio mi vida. La odio porque no logro entender por qué estoy aquí. La odio porque me duele ver cómo mi padre golpea a mi madre desde hace años. La odio porque en lugar de buscar un hogar, salgo a las calles en busca de fiestas y alcohol. La odio porque veo que mi mamá sufre porque recién encontraron a su hermano desaparecido hace 5 años en una fosa común. Maestro, a veces ya no quiero vivir.”

Para muchos, ella es sólo un número más dentro de un complejo sistema educativo que genera más angustia y apatía que aprendizaje. Mucho se habla sobre la educación: instalaciones, maestros, programas, alumnos, reforma tras reforma que solo queda en papel; hemos hablado de lo mismo durante décadas y eso mismo sigue fallando. La educación es primero, dice la clase política, pero seguimos en los últimos lugares de las pruebas estandarizadas internacionales1.

La pregunta que se deriva de estos resultados ya es cliché: ¿cuál es la falla del sistema educativo mexicano? En medio de una vorágine de soluciones a medias, instituciones educativas inundadas en ignorancia y corrupción como el Consejo Nacional de Fomento Educativo, donde el abuso sexual a menores se reconoce pero se barre debajo de una alfombra de cinismo2 ; en medio de agentes políticos que utilizan los recursos destinados a la formación de las juventudes para comprar departamentos de lujo3; ahí, en medio de este fango, crece mi alumna que piensa en el suicidio porque no le ve sentido a su vida. Ella no es la primera, ni la única. Surge en mí entonces una pregunta más inmediata y visceral: ¿qué puedo hacer yo por ella y por todos los que se encuentran en una situación similar?

No es gratuito el cambio de persona gramatical. Del “yo” parte la verdadera transformación. No hay, sin embargo, que caer en el lugar común de los libros de autoayuda. Se trata, más bien, de asumir la responsabilidad que tenemos ante el otro. Todos los servidores públicos deben asumir el compromiso de su cargo ante el llanto y las peticiones de los que sufren, independientemente de las propuestas dichas y no hechas del sistema.

En esto consiste la rehumanización del servicio público: la reflexión de la propia experiencia guiada por una genuina empatía y aunada a acciones concretas para mejorar. Si partimos de esta premisa, la conciencia toma un papel decisivo en el quehacer del servidor público. Un maestro tiene que ser consciente de dónde viene el dolor de su alumno, así como el político debe entender el origen de la indignación del pueblo que sirve. Re-humanizar el trabajo de un servidor público no es tarea fácil y requiere de un gran compromiso, pero se puede expresar en dos pasos fundamentales:

El primero es observar y escuchar. Nuestro trabajo así lo amerita; servir implica trabajar con la gente y escucharlos sin juzgar. En la medida en la que reflexionemos y entendamos la realidad que viven, entonces podremos encontrar soluciones acordes. En este punto es importante la empatía, el puente entre mi mundo y el del otro. Dicho en las palabras del periodista argentino Sergio Sinay: “quien desarrolla la empatía deja de ver a los otros como siluetas, como instrumentos para sus fines, como obstáculos a apartar o como objetos descartables.”

El segundo paso es hacer acuerdos para empoderar al otro y resolver los problemas. Esto implica hacer que el otro entienda que es poderoso, que es parte de la solución, pero que eso toma esfuerzo. Así, se crea una comunidad que no espera a que los gobernantes paguen la próxima despensa, sino que participa activamente en conjunto con un ser real, no con la caricatura del político que está arraigada en el imaginario colectivo de los mexicanos. Así como un profesor no es la pieza central en el salón de clases, el servidor público no es un mesías, sino un facilitador del poder de la gente. Es necesario que haga a los que sirve conscientes de sus propias capacidades.

Retomando el caso de mi alumna, cuando leí su escrito donde expresaba lo que sentía en ese momento, decidí hablar con ella. Primero escuché lo que tenía que decir y después le propuse buscar ayuda de un profesional. Aunque renuente a contar su historia, al final siguió mi consejo y logré canalizarla al departamento de psicología. Ahora no solo existe un lazo más profundo entre los dos, sino que también ha habido una mejora en su actitud y es una estudiante más desenvuelta en el salón de clase. Puse en sus manos la decisión de cambiar, y la tomó.  

Así como ella, en nuestro país viven miles de individuos que anhelan un cambio. Resulta provocador, entonces, que como servidores públicos podamos incentivar este cambio con una acción tan sencilla como tomarse el tiempo para escuchar lo que el otro tiene que decir y poner a su alcance los medios necesarios para empoderarlo. Si los servidores públicos reconocieran el carácter único de los ciudadanos, tendríamos una sociedad más atenta al otro, más incluyente y, por consiguiente, más humana. Casos como el de Sergio Fajardo en Medellín, Colombia4, o Pedro Kumamoto en Jalisco, México5, son testimonio de un servicio público que incorpora al ciudadano en el desarrollo de sus propias comunidades.

En este momento, todos formamos parte de una comunidad que nos necesita. Tomemos el reto de rehumanizar las escuelas, las instituciones públicas y los partidos políticos. ¿Qué acción tomarás cuando veas una minoría no representada, una ley que abusa del ciudadano, un acto de corrupción o impunidad? ¿Qué harías tú ante una alumna llorando?

Emmanuel Burgoa
Ingeniero Civil
5ª edición del Programa
para el Fortalecimiento de la
Función Pública en América Latina

Referencias:

  1. https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf
  2. https://hidalgo.quadratin.com.mx/regiones/Denuncian-instructor-del-Conafe-por-abusar-sexualmente-de-4-menores/
  3. http://www.proceso.com.mx/437652/exigen-investigar-a-exlider-del-snte-compro-11-apartamentos-lujo-en-miami
  4. https://bpr.berkeley.edu/2016/06/05/medellin-rising-interview-with-governor-sergio-fajardo/
  5. http://www.nexos.com.mx/?p=25218

Gestión de Talento en el Servicio Público

La Gestión del Talento pretende destacar a aquellas personas con un alto potencial, entendido como talento, dentro de su puesto de trabajo. Además, retener o incluso atraer a aquellas personas con talento es una de sus prioridades. El término fue acuñado por David Watkins de Softscape publicado en un artículo en 1998[1]

La mayoría de las organizaciones de la iniciativa privada cuentan con un departamento de Recursos Humanos bien establecido, el cual trabaja bajo la premisa de que un equipo talentoso y bien desarrollado, asegura mejores resultados para las organizaciones. No obstante, ¿qué pasa en el sector público? En este sector existen procesos de reclutamiento y selección, sin embargo, es bien sabido que la corrupción, el compadrazgo y las influencias son las que mandan, siendo estos factores los que en última instancia deciden quién se queda con los mejores puestos.

Constantemente, la sociedad critica la falta de vocación y de perfil que tienen los servidores públicos. De hecho, la administración pública se ha ganado una mala reputación y esto se demuestra en la desconfianza de la gente. Trabajar ahí es para algunos cuantos; para los que estuvieron en la campaña correcta o los que tuvieron el contacto perfecto. No necesariamente es para el más preparado en temas, por ejemplo, de desarrollo social, medio ambiente, educación, etc.

TALENTO PUBLICO

El sector público tiene un defecto de fondo pues no necesariamente son los mejores los que ingresan. De esta forma, sus dependencias no consiguen ser tan eficientes como podrían. Siempre que asisto a una feria de reclutamiento me pregunto: ¿Por qué no está aquí la SEP[2]?, ¿La SAGARPA[3]?, ¿La SEDESOL[4]?… ¿Dónde están sus vacantes?. La gente me contesta que están en http://www.trabajaen.com y me parece una tomada de pelo. Si alguien tiene la oportunidad de analizar la plataforma, se podrá dar cuenta que no da ningún valor agregado a la sociedad, y que para que algún día hagas match con una convocatoria sin tener un contacto dentro de la dependencia, es inútil que navegues por esas redes.

¿Qué pasaría si los procesos de selección y desarrollo de talento de las grandes compañías se trasladaran al sector público? Imaginemos un mundo donde cada servidor público trabajara por vocación, y se ganara su puesto mediante un reclutamiento exigente, serio y transparente ante los ojos de todos los ciudadanos. ¿Qué pasaría si existieran métricas de desempeño relacionadas con el cumplimiento de indicadores sociales?

Muchos pueden tildar este pensamiento vago, casi como un sueño, sin embargo, creo que el hacerlo realidad no cuesta mucho.

El departamento de Recursos Humanos de cada secretaría de estado debería estar compuesto por los mejores coaches, reclutadores, administradores de talento, etc. que el gobierno pudiera contratar. Así el talento que ingresara a cada dependencia tendría todas las herramientas necesarias para cambiar el sector que le corresponde.

La gestión de talento dentro del servicio público es un reto. Sin embargo, nuevas iniciativas sociales están impulsando la idea de que otro tipo de servicio público es posible. El ejemplo más claro y contundente es la candidatura y diputación de Pedro Kumamoto, que llegó al Congreso de Jalisco para hacer lo que ningún otro, hacer de su puesto público la plataforma más grande para cambiar las cosas de su comunidad. Ha utilizado sus habilidades y capacidades para transformar una sociedad y derribar muros.

México no es sólo rico por sus recursos naturales sino también por su gente. La gestión de talento desde el servicio público más que un sueño es una realidad que muchos impulsan día a día. La Red Mexicana para el Servicio Público lo visualiza como un objetivo y trabajará constantemente para responder a la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si más de los mejores se dedicaran a lo público?

 

Nallely Valdez

Lic. En Comercio Internacional

2ª edición del Programa

para el Fortalecimiento de la

 Función Pública en América Latina

– Fundación Botín

Correo: serviciopublicomx@gmail.com

 

[1] http://www.hreonline.com/pdfs/03012008SoftscapeDocument.pdf

[2] Secretaría de Educación Pública

[3] Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación

[4] Secretaría de Desarrollo Social

Discurso en forma pero no en fondo

Los cambios de política son necesarios para proporcionar las condiciones de equidad de género; no obstante, estos aún no son suficientes. En nuestro entorno nos enfrentamos con circunstancias de carácter social/ ideológico que dificultan la participación de la mujer en circunstancias igualitarias.

En la esfera politica mexicana 3 Secretarías a nivel federal son encabezadas por mujeres, hay una sola gobernadora y únicamente el 9.4% de alcaldesas. Por su parte, la Suprema Corte de Justicia de la Nación cuenta con 2 ministras de los 11 integrantes. En esta legislatura y después de la puesta en marcha de la ley de paridad, hay 47 senadoras y 212 diputadas; aunque en las comisiones aún no se logra la equidad en las presidencias ni en los integrantes. Es de llamar la atención pues se requiere que los tomadores de decisiones generaran un marco legal aún más amplio para disminuir la desigualdad de género existente.

En el marco legislativo en México hay dos temas preocupantes para el avance en evitar la discriminación de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos y la violencia contra las mujeres. Ambos temas son esenciales para el desarrollo personal y profesional de las mismas.

En primera instancia hablaremos de los derechos sexuales y reproductivos, donde es necesario hablar del aborto. En la Ciudad de México no está penalizado. Pero entre los clariobscuros de nuestro país, se encuentra el otro lado de la moneda: Veracruz. En dicho estado se aprobó la criminalización del aborto, lo cual representa una restricción a la salud reproductiva y una violación a la libertad de elección. Este tipo de legislaciones, ha orillado a mujeres, en especial de bajos recursos, a interrumpir sus embarazos en clínicas ilegales. Aunque no se tienen registros de los abortos clandestinos o inseguros, según estimaciones del IPAS constituyen al menos el 57% del total de muertes por aborto y el 83% del total de hospitalizaciones por esta causa. En la Ciudad de México donde el aborto es legal no se han reportado muertes por aborto inducido. Otro ejmplo, es Uruguay donde tras la despenalización del aborto disminuyó la mortalidad materna; pasó de 37,5% en 2001-2005 a 8,1% en 2011-2015.

En cuanto a la violencia contra las mujeres, en México contamos con altos índices de feminicios. Sin embargo,  sigue existiendo problema donde no se ha tipificado el feminicidio como delito como lo son en los estados de Chihuahua, Oaxaca y Sinaloa que están entre los estados con mayor tasa de defunciones –según el INEGI- de mujeres por homicidio.  Si bien el último escalón en la violencia es la muerte y de ahí su importancia por tipificarlo, la violencia también abarca el tema emocional y sexual.

Según la encuesta del INEGI, 44,5% de las mujeres mexicanas expresan haber sufrido violencia emocional, mientras que el 35.4% la violencia sexual.  Para dichos temas se requieren de políticas públicas que trabajen en el ambito educativo.

Si bien ha habido pequeños pasos, aún queda mucho camino por avanzar. Romper el techo de cristal, acortar la brecha de la desigualdad y visualizar los problemas existentes requieren de mejores legislaciones pero también de conciencia y educación. Mientras sigamos escuchando críticas estereotipadas a las mujeres que se dedican a la política o comentarios misóginos en áreas laborales, seguiremos alimentando la desigualdad. A nosotros los jóvenes nos toca ser el presente pero también el futuro. Nos corresponde desarrollar espacios más justos en donde todas las personas tengan el poder de decidir qué hombres y mujeres queremos ser en total ejercicio de la libertad.

Anahí Rodríguez

Licenciada en Estudios Internacionales.
Becaria de la V Edición del Programa 
para el Fortalecimiento de la Función Púbica
en Latinoamérica de la Fundación Botín.

Correo: serviciopublicomx@gmail.com