El estado de la Relación Bilateral México-Estados Unidos a dos años de Trump

Twitter: @Adalishu

Este año se cumplen dos años desde que Donald J. Trump tomó protesta como presidente de los Estados Unidos de América. En la memoria de muchos queda aquel primer discurso público a mediados del 2015 en el que anunció su intención de contender a la carrera por la Casa Blanca, y en donde declararía abierta y explícitamente su opinión negativa y sesgada de México en relación a los temas migratorio, comercial y político. En el transcurso de su campaña presidencial, Donald Trump hizo tres promesas de campaña que involucraban directamente a nuestro país: la renegociación o eventual salida del TLCAN, la intención de realizar una deportación masiva de inmigrantes indocumentados, y en especial, la construcción de un muro a lo largo de la frontera entre ambos países, el cual además, propuso sería pagado por México.

En principio, el gobierno mexicano tuvo que asumir una postura defensiva ante la retórica negativa del entonces candidato. No obstante, su sorpresiva victoria en noviembre del 2016 puso al gobierno México en la complicada tarea de tener que desarrollar un plan de acción que no solo viera por los intereses de la nación y de sus connacionales en el extranjero, sino que a su vez, lograra mantener una relación de mutuo respeto y cooperación con el gobierno entrante en Estados Unidos.

De este modo, las posturas y políticas de la Era Trump han provocado que en el transcurso de dos años surjan una serie de efectos tanto internos como externos en México y en Estados Unidos: Internamente, nuestro vecino del norte ha enfrentado una creciente polarización social que ha dado cabida a un fenómeno de normalización de actitudes racistas y xenofóbicas hacía ciertos grupos de la población que representan a las minorías. Por otro lado, en México se ha percibido un regreso del sentimiento de desconfianza hacia EE.UU., el cual se había ido desvanecido casi por completo.  Externamente, el efecto más notorio ha sido la creciente crisis diplomática entre ambos Estados, situación que si bien no ha llegado a niveles catastróficos, ha puesto a prueba una relación bilateral que históricamente es conocida por ser sumamente compleja.

Del TLCAN al T-MEC

En más de una ocasión, Trump declaró que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés) ha sido el “peor tratado alguna vez negociado”. Aunque administraciones anteriores habían planteado la posibilidad de una eventual renegociación del pacto comercial, fue hasta la llegada de Donald Trump que se puso el tema sobre la mesa.

El 18 de mayo del 2017, Robert Lighthizer, Representante Comercial de los Estados Unidos, notificó al Congreso la decisión de la actual administración de renegociar el Tratado junto con Canadá y México, con la intención de abordar el déficit comercial de bienes de los E.E.U.U, eliminar ciertos subsidios, crear nuevos empleos en el sector de manufactura en territorio nacional, y actualizar las restricciones de propiedad intelectual[1].

Debido al carácter volátil del actual presidente de los Estados Unidos y sus constantes declaraciones acerca de la posibilidad de la salida de los Estados Unidos del Tratado, tanto México como Canadá comprendieron que el asunto de la renegociación y modernización de éste representaba un gran reto para el multilateralismo y el libre comercio. De esta manera, la primera ronda de negociación del tratado se llevó a cabo en agosto del 2017.

Tras siete rondas de negociación, la última en marzo del 2018, todavía quedaban pendientes varios capítulos a discutirse, incluyendo el discutido asunto del sector automotriz y las reglas de origen. El entonces presidente Enrique Peña Nieto, por su parte, expresó su confianza en que se concretaría un acuerdo para antes de agosto. A finales de ese mes, representantes de México y Estados Unidos anunciaron haber llegado a un acuerdo bilateral preliminar del tratado, el cual no incluía a Canadá. Sin embargo, la incertidumbre acerca del futuro de un tratado bilateral concluyó el 30 de septiembre, cuando representantes canadienses y estadounidenses llegaron a un acuerdo para actualizar el TLCAN. Este nuevo tratado, el cual recibió el nombre de T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá), fue firmado por los jefes de Estado de los tres países en el marco de la cumbre del G20 el 30 de noviembre del 2018, el día previo a la toma de protesta de Andrés Manuel Lopez Obrador como Presidente de México. El acuerdo comercial, si bien sustituirá al TLCAN en un futuro próximo, todavía debe de ser ratificado por los congresos de los tres países previo a su entrada en vigor probablemente para 2020[2].

firma_tmec
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, asisten a la ceremonia de firma del USMCA antes de la cumbre de líderes del G20 en Buenos Aires, Argentina, 30 de noviembre de 2018. Kevin Lamarque / Reuters

Un punto en particularmente complicado para México durante este proceso fue la intención de Estados Unidos de utilizar el tema migratorio como carta negociadora. En abril del 2018 el presidente Trump, a través de su cuenta de Twitter, declaró que la renegociación del TLCAN debía condicionarse a un endurecimiento en la aplicación de leyes migratorias por parte de México, esto, con el fin de detener el flujo de entrada de migrantes indocumentados a territorio estadounidense[3]. Por su parte, el entonces Canciller Luis Videgaray declaró que era inaceptable un condicionamiento de la renegociación del tratado a acciones migratorias, añadiendo que corresponde a México decidir de su política migratoria como nación soberana[4].

Dado este contexto, se pudiera concluir que, después de dos años, el gobierno de Trump logró su meta de actualizar el tratado de manera que fuera más benéfico no solo para los Estados Unidos, sino también para Canadá y México. Sin embargo, es evidente que este tratado no contempla bajo ningún contexto un endurecimiento de las políticas migratorias por parte de México, contrario a lo que sostenía Trump en sus declaraciones.

Migración y Xenofobia en la Era Trump

Una de las primeras acciones del gobierno de Donald Trump en enero 2017 fue introducir la orden ejecutiva 13769, la cual impedía la entrada a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana a los Estados Unidos. Aunque dicha orden fuera enmendada para incluir a dos países adicionales e impidiera a su vez la entrada de refugiados, ésta sería parcialmente bloqueada por un juez federal.

Sin embargo, las acciones anti migratorias no se detuvieron ahí: Al mismo tiempo, se introdujeron la orden ejecutiva 13767, la cual, ordenaba la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México; y la orden ejecutiva 13768, cuyo fin era recortar fondos federales a aquellas ciudades que no cumplieran con las medidas de aplicación de leyes de inmigración. Las tres órdenes firmadas durante la primera semana de gobierno de Donald Trump, serían solo un adelanto de lo que vendría después.

El 5 de septiembre del 2017, el Presidente Trump y el entonces Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions anunciaron el final de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), programa implementado desde 2012 por el gobierno de Barack Obama que además de proteger de la deportación a miles de indocumentados, les otorga el derecho a la autorización de empleo[5]. Aunque el anunciado fin del programa no implicaba la deportación automática de los beneficiarios del programa, esta orden impediría la renovación a largo plazo y a su vez, no aceptaría nuevas solicitudes para inscribirse al programa.

Según el Pew Research Center, existen aproximadamente 690,000 inmigrantes no-autorizados registrados en el programa DACA, de los cuales, casi el 80% (548,000) son de origen mexicano[6]. En respuesta a las declaraciones de Trump y Sessions, el Canciller Videgaray refrendó el compromiso del gobierno de México de brindar el apoyo necesario a los beneficiarios del programa DACA en materia de protección consular, asesoría legal y representación jurídica. Añadió, a su vez, que en caso de suceder, México estaría preparado para recibir a estos jóvenes de regreso en su país de origen[7]. Por el momento, es incierto el futuro de los miles de beneficiarios de DACA que han logrado renovar su permiso, lo cual continúa siendo un tema de presión por parte de Donald Trump hacia el Congreso.

En marzo del 2018, una caravana migrante con origen en América Central inició su viaje hacia los Estados Unidos para solicitar asilo humanitario. En respuesta, a mediados de 2018, el gobierno los Estados Unidos tomó un giro aún más estricto en torno al control de la frontera sur, al implementar en mayo de ese año una política de cero tolerancia que resultó en la separación de más de 2,600 menores de sus familiares por parte de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos. Debido a la fuerte oleada de críticas recibidas tanto al interior de los Estados Unidos como por parte del gobierno mexicano y la comunidad internacional, esta política fue suspendida casi un mes después. Sin embargo, para octubre, el Departamento de Defensa envió 5,000 tropas a la frontera con el objetivo de contener y fortalecer la frontera[8].

Por su parte, México no estuvo exento de críticas ante esta crisis humanitaria. Políticos, sociedad civil y sector privado criticaron al gobierno mexicano, al expresar su consternación sobre la posibilidad que México implementara una política migratoria que sirviera a los intereses de EE.UU. para fines políticos. Asimismo, una crítica importante fue la falta de respuesta del gobierno mexicano ante la separación de menores de sus padres. El Canciller Videgaray eventualmente condenaría la política migratoria estadounidense, y añadiría que el gobierno no sería indiferente a la violación de los derechos humanos de menores de edad, incluso aunque solo el 1% de los casos implicaba a connacionales mexicanos[9].

Para fin del 2018, la crisis migratoria persistía, y no se definía un plan de acción concreto que pudiera aliviar la situación en la frontera y de los cientos de migrantes estacionados en México. El gobierno de los Estados Unidos envió una comunicación a la Cancillería mexicana en la que se planteaba la intención de aplicar la sección 235(b)(2)(c) del acta de inmigración y nacionalidad de los Estados Unidos de América. En sentido práctico, el efecto de esa sección implicaría la repatriación de nacionales de terceros países hacia México. Kirstjen Nielsen, Secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., aseguró que el proceso se llevaría a cabo de manera legal y en cooperación cercana con las autoridades mexicanas. Sin embargo, la Cancillería emitió varios comunicados de prensa en los que aclaraba que el gobierno mexicano no había aceptado de manera verbal o escrita dicha propuesta, ni firmado documento o convenio alguno al respecto. El Canciller Marcelo Ebrard reiteró a su vez que México no firmaría ningún tratado que lo obligara a adoptar un estatus de Tercer País Seguro, al ser un compromiso internacional con carácter vinculante[10]. Esta disparidad en las declaraciones de ambos países, además de provocar una falta de entendimiento, han entorpecido acciones para atender la crisis humanitaria que actualmente se vive en la frontera.

En este sentido, la retórica antimigratoria de Trump ha logrado de alguna manera normalizar la xenofobia en los Estados Unidos hacía la comunidad migrante. Hay que recordar que un gran factor en la victoria de Donald Trump fue el importante apoyo recibido por los estados predominantemente de población blanca, religiosa, y de clase media a baja. Al enfocarse Trump durante su campaña en culpar a los migrantes por los problemas económicos y de violencia de los Estados Unidos, logró obtener una fuerte base de seguidores que, en la actualidad, han justificado sus acciones racistas y xenófobas con ser afines a las acciones del gobierno estadounidense.

Ante esta situación, el gobierno mexicano debe fortalecer su red consular en Estados Unidos para garantizar la seguridad y el bienestar de los casi 40 millones de mexicanos que viven en ese país. México cuenta con la red consular más grande del mundo al contar con 50 consulados dentro de Estados Unidos, por lo que si bien, el alcance es amplio, se requiere una determinación adicional de la Cancillería y el Gobierno Federal para garantizar que todas las representaciones tengan la misma capacidad de asistir a un connacional en caso de emergencia.

El Muro Fronterizo

Un reportaje del New York Times relata que desde el 2014, el ahora presidente de los Estados Unidos utilizaba su cuenta de Twitter para expresar la necesidad de la construcción de un muro[11]. Iniciada su campaña, Trump prometió a su electorado que, de ser electo, volvería este muro una realidad. Una vez que Trump tomó protesta en enero 2017, además de firmar la orden ejecutiva que ordenaba la construcción del muro entre ambos países, declaró que México pagaría por el muro a través de un impuesto del 20% a los productos mexicanos que ingresaran el mercado estadounidense[12]. Posteriormente, a través de su cuenta de Twitter, Trump sugirió al entonces presidente Enrique Peña Nieto no realizar su visita programada a Washington si su país se negaba a pagar el muro. En respuesta a estas declaraciones, Enrique Peña Nieto anunció en su cuenta oficial de Twitter que no asistiría a la reunión planeada con Trump, decisión que confirmó el inicio de una crisis diplomática entre ambos Estados.

muro
Muro fronterizo entre México y Estados Unidos.

A pesar de la insistencia de Trump, el gobierno de México realizó un importante esfuerzo por mantener la relación bilateral estable a pesar de las notorias diferencias de posturas políticas entre sus mandatarios. En diciembre del 2017, la Cancillería emitió un comunicado de prensa que destacó los avances en la relación bilateral, entre los cuales se mencionaron las más de 20 visitas de trabajo del Canciller Videgaray a Estados Unidos, el refuerzo a la cooperación en materia de seguridad y la celebración de conferencias y reuniones de alto nivel en materia de desarrollo y migración[13].

A un año del inicio del nuevo gobierno estadounidense, se tenía contemplado que el Presidente Enrique Peña Nieto realizara un viaje oficial a Washington, como parte de la estrategia diplomática para promover la buena relación entre ambos países. Sin embargo, durante una llamada telefónica que mantuvieron Peña Nieto y Trump, surgieron de nuevo fuertes desacuerdos por el tema de la construcción del muro. Para México era muy claro que el financiamiento de un muro no solo era ofensivo, sino que también iba en contra de la soberanía y los intereses del país. Ante la negativa de Trump de retractarse públicamente sobre su promesa de hacer que México pagara el muro, Peña Nieto tomó la decisión de cancelar nuevamente la visita de Estado.

Durante la renegociación del TLCAN, Trump aprovechó para asegurar en más de una ocasión que el éxito del mismo estaría sujeto a que México aceptara pagar el muro, declaración que el gobierno mexicano negó rotundamente durante el transcurso de la negociación. Una vez que se concretó la negociación y se firmó el T-MEC, Trump escribió en Twitter que México estaría pagando el muro a través del nuevo tratado. Sin embargo, aún si el nuevo acuerdo es una versión revisada y actualizada del TLCAN, este no incluye lenguaje alguno que contemple o que condicione a México a financiar dicha construcción. Adicionalmente, el T-MEC tampoco contempla ni agrega nuevas tarifas a los productos exportados de México a los Estados Unidos[14].

Sin embargo, Trump continúa en busca de financiamiento para el muro a través de otras instancias. El 22 diciembre del 2018, se declaró un cierre parcial del gobierno en Estados Unidos, situación que ocurrió una vez que Demócratas y Republicanos no lograron llegar a un acuerdo sobre el destino del presupuesto anual. El origen de este cierre se encontraba, precisamente, en la exigencia del presidente Donald Trump de destinar 5,700 millones de dólares para la construcción del muro fronterizo[15]. Este cierre, el cual se ha convertido en el más largo de la historia de los Estados Unidos, además de provocar grandes pérdidas económicas para el país, demostró que efectivamente no sería México el que otorgaría los recursos para el muro, contrario a la promesa de Trump.

Dos años después, ¿qué sigue?

El gobierno estadounidense ha implementado políticas migratorias mucho más estrictas que, incluso, han ido en contra de los derechos humanos. Por lo anterior, México ha tenido que fortalecer su red consular para proteger a sus connacionales en Estados Unidos, al mismo tiempo que ha tenido que atender una crisis migratoria en la frontera norte. El tema del ofensivo muro fronterizo ha resultado ser más un asunto de política interna para Estados Unidos, contraria a la intención de Trump de hacer del muro un tema de política exterior cuya intención era responsabilizar directamente a México.

Históricamente, la política exterior mexicana ha estado alineada a los intereses de los Estados Unidos. La llegada de Trump a la presidencia representó entonces no solo un cambio radical en la relación bilateral, sino también una ventana de oportunidad para México de ejercer una política exterior más firme ante el vecino del norte.  En dos años, México ha enfrentado uno de los retos más grandes de su historia con Estados Unidos. Mucho se ha especulado de un posible juicio de destitución a Trump por sus nexos con los rusos durante las elecciones del 2016, pero mientras este escenario no suceda, el gobierno mexicano entrante deberá continuar por mantener una relación con el gobierno de Trump y saber responder atinadamente a nuevos retos que puedan surgir.

Aunque las amenazas y acciones de Trump han puesto a la relación bilateral en la cuerda floja en más de una ocasión, ésta ha logrado mantenerse estable gracias a los esfuerzos diplomáticos de los representantes de ambas administraciones. Para México, será vital fortalecer una relación tan compleja e interdependiente como la que se tiene con Estados Unidos, independientemente del gobierno en turno y los años que le resten al fenómeno. Con la llegada del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el reto para México entonces será consolidar una política exterior integral, que continúe apostando por más puentes y menos muros.

Autora: Adali Frias Deniz

unnamed-3

Tapatía, Licenciada en Relaciones Internacionales por el ITESM. Delegada Juvenil de México ante las Naciones Unidas. Ha sido colaboradora en temas bilaterales con el Consulado General de los Estados Unidos en Guadalajara y la Embajada de México en Estados Unidos.  

____________________________________________________________________________________________

[1] Trump’s Foreign Policy Moments. May 18, 2017. Revisiting NAFTA. https://www.cfr.org/timeline/trumps-foreign-policy-moments

[2] Peña, Trump y Trudeau firman el T-MEC. 30 de noviembre del 2018. Milenio. http://www.milenio.com/negocios/t-mec-pena-trump-trudeau-firman-tratado

[3] Trump plantea condicionar TLCAN a que México endurezca leyes migratorias. 23 de abril del 2018. El Universal. https://www.eluniversal.com.mx/mundo/trump-plantea-condicionar-tlcan-que-mexico-endurezca-leyes-migratorias

[4] Inaceptable, condicionar renegociación del TLCAN a acciones migratorias: Videgaray. 23 de abril del 2018. El Universal. https://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/inaceptable-condicionar-renegociacion-del-tlcan-acciones-migratorias-videgaray

[5] Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). USCIS. https://www.uscis.gov/es/acciondiferida

[6] Lopez, G y Krogstad, JM. Key Facts about unauthorized immigrants enrolled in DACA. 25 de septiembre del 2017. Pew Research Center. http://www.pewresearch.org/fact-tank/2017/09/25/key-facts-about-unauthorized-immigrants-enrolled-in-daca/

[7] Refrenda el Canciller Videgaray apoyo de México a Dreamers. 11 de septiembre del 2017. SRE. https://consulmex.sre.gob.mx/littlerock/index.php/historico-de-comunicados/216-refrenda-el-canciller-videgaray-apoyo-de-mexico-a-dreamers

[8] Trump’s Foreign Policy Moments. May 18, 2017. Revisiting NAFTA. https://www.cfr.org/timeline/trumps-foreign-policy-moments.

[9] Hay 21 niños mexicanos separados de sus padres en EU; SRE condena política cruel e inhumana. 19 de junio del 2018. Animal Político. https://www.animalpolitico.com/2018/06/ninos-migrantes-mexicanos-sre-videgaray/

[10] Mensaje del Canciller sobre la decisión del Gobierno de EEUU de implementar la sección 235(b)(2)(c) de su Ley de Inmigración y Nacionalidad. 24 de diciembre del 2018. SRE. https://www.gob.mx/sre/prensa/mensaje-del-canciller-sobre-la-decision-del-gobierno-de-eeuu-de-implementar-la-seccion-235-b-2-c-de-su-ley-de-inmigracion-y-nacionalidad?idiom=es

[11] Nixon, R. y Qiu, L. Trump’s Evolving Words on The Wall. 18 de enero 2018. The New York Times. https://www.nytimes.com/2018/01/18/us/politics/trump-border-wall-immigration.html

[12] Trump hará pagar a México el muro con un impuesto del 20%. 27 de enero del 2017. El País. https://www.elpais.com.uy/mundo/trump-hara-pagar-mexico-muro-impuesto.html

[13] México fortalece su relación con Estados Unidos en 2017. 25 de diciembre del 2017. SRE. https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-fortalece-su-relacion-con-os años de Trump:os a És de la “ntes estacionados y en tra fines polaron al gobierno mexicano, al expresar su consternacicrisis

[14] Valverde, M. No, Mexico isn’t paying for border wall through USMCA trade deal, despite Donald Trump’s claims. 4 de enero del 2019. Politifact. https://www.politifact.com/truth-o-meter/statements/2019/jan/04/donald-trump/no-usmca-trade-deal-wont-pay-border-wall-despite-d/

[15] Cierre del gobierno: Estados Unidos paraliza parte de la burocracia tras la negativa del Congreso a financiar el muro fronterizo de Trump. 22 de diciembre del 2018. BBC. Cierre del gobierno: Estados Unidos paraliza parte de la burocracia tras la negativa del Congreso a financiar el muro fronterizo de Trump

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s