La palabra más bella del castellano

Por: Paulina Ornelas

Grandes apasionados y amorosos de la lengua española, por años, han intentado definir cuál es la palabra más bella del idioma castellano. El Instituto Cervantes trata de definirla a través de una encuesta en línea, en donde los votantes son quienes tienen la última palabra. Otros, como el diario El Universal, tratan de definirla al entrevistar a grandes literatos. Los resultados han sido variados, desde “sueño”, palabra con profundo significado y que porta honrosa la característica “ñ” del español, hasta “Querétaro”,  nombre propio de una ciudad mexicana que significa “isla de las salamandras azules”. Mientras que los parámetros para elegir la palabra toman en cuenta la extensión, la fonética y pronunciación, el significado, la estructura, la etimología y las emociones que evoca, hay un factor más que considero que se debe tomar en cuenta, la autenticidad. Este factor hace referencia a las palabras que no pueden ser traducidas con exactitud a idiomas de otras raíces, y por tanto deberían ser privilegiadas en su idioma de origen. Tal es la compleja y misteriosamente bella palabra “patria”.

Patria

Del lat. patria.

1. f. Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos.

2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido.    (Definición del Diccionario de la Real Academia Española).

El idioma inglés tiene el término patriotism (patriotismo), usado con tanto afán el 4 de julio en los Estados Unidos y con una mano sobre el pecho al ver la bandera de la propia nación, sin embargo no existe palabra de la cual derive este sustantivo. Palabras como nation, homeland, o country se quedan cortas para expresar lo que significa la patria, eso que va más allá del lugar donde se nace o de donde se tiene el pasaporte, ese vínculo afectivo, más allá del jurídico y del histórico.

Recitando la “Suave Patria” de Ramón López Velarde, y admirando la pintura de González Camarena, no hay duda que la patria es lo que nos une. A pesar de divisiones por religiones, aficiones e intenciones, la patria nos acerca el uno al otro y nos hermana en un solo grito.

La palabra “patria” es dicha con el pecho lleno de orgullo en los países latinoamericanos; se defiende hasta en el fútbol y aún más en las fiestas nacionales. Es una palabra pasional y es esa misma pasión la que provoca que sea lema de las luchas sociales contra la opresión pero también como parte de discursos demagógicos cargados de promesas, porque apela a lo más profundo de quien la oye. La patria es eso que sin papel ni escritura pública se posee, no por el sentido de propiedad, sino porque forma parte de la esencia de aquél que la ama; la patria cuenta con sus hijos y sus hijos cuentan con su patria. La patria es “impecable y diamantina” decía López Velarde; la patria es eso que nos hace resilientes y que nos motiva a edificar nuestra nación basada en la esperanza. En contra de las doctrinas legales, el sentimiento de “patria” es retroactivo, porque se ama y se respeta lo que nuestros antepasados hicieron para formarla, para que las futuras generaciones amen y respeten lo que nosotros hacemos de ella. Por eso tenemos la responsabilidad de seguir forjando una patria digna, de la que nuestros sucesores se sientan orgullosos.

La patria se siente latente al estar en ella, pero al salir al encuentro del mundo es donde aflora y se fortalece este sentido de pertenencia, porque en el amar a la propia patria y respetar a la ajena es que se encontrará la paz.

 

Referencias:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s