Re-humanizar el Servicio Público

Durante el mes de marzo decidí llevar a cabo algunas actividades de reflexión y autoconocimiento en la organización donde trabajo. Percibí que mis alumnos estaban muy desmotivados, pero no sabía por qué, así que les pedí que escribieran algo importante acerca de sus vidas que quisieran compartime. Esto fue lo que una alumna me escribió: “Maestro, yo quiero que sepa que odio mi vida. La odio porque no logro entender por qué estoy aquí. La odio porque me duele ver cómo mi padre golpea a mi madre desde hace años. La odio porque en lugar de buscar un hogar, salgo a las calles en busca de fiestas y alcohol. La odio porque veo que mi mamá sufre porque recién encontraron a su hermano desaparecido hace 5 años en una fosa común. Maestro, a veces ya no quiero vivir.”

Para muchos, ella es sólo un número más dentro de un complejo sistema educativo que genera más angustia y apatía que aprendizaje. Mucho se habla sobre la educación: instalaciones, maestros, programas, alumnos, reforma tras reforma que solo queda en papel; hemos hablado de lo mismo durante décadas y eso mismo sigue fallando. La educación es primero, dice la clase política, pero seguimos en los últimos lugares de las pruebas estandarizadas internacionales1.

La pregunta que se deriva de estos resultados ya es cliché: ¿cuál es la falla del sistema educativo mexicano? En medio de una vorágine de soluciones a medias, instituciones educativas inundadas en ignorancia y corrupción como el Consejo Nacional de Fomento Educativo, donde el abuso sexual a menores se reconoce pero se barre debajo de una alfombra de cinismo2 ; en medio de agentes políticos que utilizan los recursos destinados a la formación de las juventudes para comprar departamentos de lujo3; ahí, en medio de este fango, crece mi alumna que piensa en el suicidio porque no le ve sentido a su vida. Ella no es la primera, ni la única. Surge en mí entonces una pregunta más inmediata y visceral: ¿qué puedo hacer yo por ella y por todos los que se encuentran en una situación similar?

No es gratuito el cambio de persona gramatical. Del “yo” parte la verdadera transformación. No hay, sin embargo, que caer en el lugar común de los libros de autoayuda. Se trata, más bien, de asumir la responsabilidad que tenemos ante el otro. Todos los servidores públicos deben asumir el compromiso de su cargo ante el llanto y las peticiones de los que sufren, independientemente de las propuestas dichas y no hechas del sistema.

En esto consiste la rehumanización del servicio público: la reflexión de la propia experiencia guiada por una genuina empatía y aunada a acciones concretas para mejorar. Si partimos de esta premisa, la conciencia toma un papel decisivo en el quehacer del servidor público. Un maestro tiene que ser consciente de dónde viene el dolor de su alumno, así como el político debe entender el origen de la indignación del pueblo que sirve. Re-humanizar el trabajo de un servidor público no es tarea fácil y requiere de un gran compromiso, pero se puede expresar en dos pasos fundamentales:

El primero es observar y escuchar. Nuestro trabajo así lo amerita; servir implica trabajar con la gente y escucharlos sin juzgar. En la medida en la que reflexionemos y entendamos la realidad que viven, entonces podremos encontrar soluciones acordes. En este punto es importante la empatía, el puente entre mi mundo y el del otro. Dicho en las palabras del periodista argentino Sergio Sinay: “quien desarrolla la empatía deja de ver a los otros como siluetas, como instrumentos para sus fines, como obstáculos a apartar o como objetos descartables.”

El segundo paso es hacer acuerdos para empoderar al otro y resolver los problemas. Esto implica hacer que el otro entienda que es poderoso, que es parte de la solución, pero que eso toma esfuerzo. Así, se crea una comunidad que no espera a que los gobernantes paguen la próxima despensa, sino que participa activamente en conjunto con un ser real, no con la caricatura del político que está arraigada en el imaginario colectivo de los mexicanos. Así como un profesor no es la pieza central en el salón de clases, el servidor público no es un mesías, sino un facilitador del poder de la gente. Es necesario que haga a los que sirve conscientes de sus propias capacidades.

Retomando el caso de mi alumna, cuando leí su escrito donde expresaba lo que sentía en ese momento, decidí hablar con ella. Primero escuché lo que tenía que decir y después le propuse buscar ayuda de un profesional. Aunque renuente a contar su historia, al final siguió mi consejo y logré canalizarla al departamento de psicología. Ahora no solo existe un lazo más profundo entre los dos, sino que también ha habido una mejora en su actitud y es una estudiante más desenvuelta en el salón de clase. Puse en sus manos la decisión de cambiar, y la tomó.  

Así como ella, en nuestro país viven miles de individuos que anhelan un cambio. Resulta provocador, entonces, que como servidores públicos podamos incentivar este cambio con una acción tan sencilla como tomarse el tiempo para escuchar lo que el otro tiene que decir y poner a su alcance los medios necesarios para empoderarlo. Si los servidores públicos reconocieran el carácter único de los ciudadanos, tendríamos una sociedad más atenta al otro, más incluyente y, por consiguiente, más humana. Casos como el de Sergio Fajardo en Medellín, Colombia4, o Pedro Kumamoto en Jalisco, México5, son testimonio de un servicio público que incorpora al ciudadano en el desarrollo de sus propias comunidades.

En este momento, todos formamos parte de una comunidad que nos necesita. Tomemos el reto de rehumanizar las escuelas, las instituciones públicas y los partidos políticos. ¿Qué acción tomarás cuando veas una minoría no representada, una ley que abusa del ciudadano, un acto de corrupción o impunidad? ¿Qué harías tú ante una alumna llorando?

Emmanuel Burgoa
Ingeniero Civil
5ª edición del Programa
para el Fortalecimiento de la
Función Pública en América Latina

Referencias:

  1. https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf
  2. https://hidalgo.quadratin.com.mx/regiones/Denuncian-instructor-del-Conafe-por-abusar-sexualmente-de-4-menores/
  3. http://www.proceso.com.mx/437652/exigen-investigar-a-exlider-del-snte-compro-11-apartamentos-lujo-en-miami
  4. https://bpr.berkeley.edu/2016/06/05/medellin-rising-interview-with-governor-sergio-fajardo/
  5. http://www.nexos.com.mx/?p=25218

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s